Se necesitan que unas 1.000 personas acudan diariamente a donar para poder atender la demanda de sangre de los hospitales en las próximas semanas.